Consejos

Prevención: Los Primeros Estudios del Bebé

Date: 29 Vie 2016 Author: admin Categories: Consejos

755554eaf814b7d3138c92d809e3992b_large

El bebé nació hace unos minutos y está recibiendo el calor de su mamá, en la sala de partos. ¿Cuál es el próximo paso? Los estudios en el recién nacido. Test de Apgar, Fenilcetonuria y otros.

Ni las mejores orquestas sinfónicas del mundo han logrado la sincronización que existe en el equipo de profesionales que se despliega ante el nacimiento de un bebé. Después de que el bebé, su mamá y su papá se conozcan, el neonatólogo, a cargo del cuidado del recién llegado, junto con su equipo, empezará a realizar los controles necesarios.

En la sala de partos

¿Qué es el Test de Apgar?

El pediatra Dr. Gustavo Pueta enumera los estudios que se le hacen al recién nacido. “El primero de ellos es el Test de Apgar. Esta evaluación se realiza dentro de la sala de partos. La misma se toma al minuto y a los 5 minutos de nacido el niño. El estudio mide la frecuencia cardíaca, el esfuerzo respiratorio, el tono muscular, la irritabilidad refleja y el color. La medición que se realiza en el primero minuto de vida y a los cinco lleva un puntaje que sirve para observar la evolución inmediata y mediata del bebé”, explica.

A los pocos días de nacido

Pesquisa Neonatal

La Pesquisa Neonatal es un estudio preventivo que se realiza después de las 36 horas de vida y antes del séptimo día. Algunas maternidades ofrecen tomar el estudio antes de que la mamá y el bebé tengan el alta para irse a casa. El objetivo es detectar enfermedades consideradas raras de manera temprana para evitar daño cerebral y físico. El estudio se encuadra dentro de la medicina preventiva, y el diagnóstico precoz, permite que haya enfermedades que detectadas a tiempo pueden tratarse para evitar daños serios en la salud y el estado general del bebé.

Solo se necesitan unas gotitas de sangre que se extraen del talón del bebé y se colocan en un papel de filtro especial. Por la legislación vigente se declara la obligatoriedad del examen de Pesquisa neontatal en todos los recién nacidos, a fin de instaurar un tratamiento precoz.

“La fenilcetonuria es una enfermedad genética que provoca un trastorno del metabolismo de un aminoácido que se llama fenilalanina”, subraya el Dr. Pueta. “Esta sustancia puede estar en concentraciones altas en el organismo del bebé que, al no poder degradarlo por el defecto genético, se acumula en el cerebro del recién nacido provocando retardo mental severo. Si se detecta precozmente, mediante un análisis de sangre sencillo -una pequeña gota de sangre que se le extrae al bebé- se puede prevenir con dietas especiales. Por ley, en nuestro país, todo hospital y sanatorio debe perseguir esta enfermedad junto con el hipotiroidismo congénito”, concluye.

La legislación ha ido modificándose con el correr de los años hasta exigir la obligatoriedad en la detección de las siguientes enfermedades:

  • Ley Nacional Nº26279: Declara obligatoria de detección en recién nacidos de Hipotiroidismo Congénito, Fenilcetonuria, Fibrosis Quística, Galactosemia, Hiperplasia Suprarrenal Congénita y Biotinidasa.
  • Ley de la Provincia de Buenos Aires Nº 13905: Declara obligatoria de detección en recién nacidos de Hipotiroidismo Congénito, Fenilcetonuria, Fibrosis Quística, Galactosemia, Hiperplasia Suprarrenal Congénita, Biotinidasa y Leucinosis.
  • Ley de la Ciudad de Buenos Aires Nº534: Declara obligatoria de detección en recién nacidos de Hipotiroidismo Congénito, Fenilcetonuria, Fibrosis Quística, Galactosemia, Hiperplasia Suprarrenal Congénita y Biotinidasa.

* Para mayores datos, puede ser útil remitirse a la Fundación de Endocrinología Infantil entidad dedicada desde hace 37 años a apoyar la labor asistencial, docente y de investigación en el ámbito de la Endocrinología Infantil.

Estudios auditivos

Antes del primer mes de vida, todo recién nacido debe hacerse el estudio de las otoemisiones acústicas.  La Ley 25.415 de detección temprana es universal. En ocasiones es difícil sospechar acerca de un problema de audición del bebé y sólo se detecta a través de estudios específicos.  Este control es obligatorio y se realiza de manera gratuita en todos los centros de salud y hospitales públicos del país. (Fuente: Ministerio de Salud de La Nación)

“El pediatra puede evaluar someramente la audición mediante el reflejo cócleapalpebral, que consiste en provocar un estímulo auditivo cerca del bebé (una palmada) y esperar que el niño frunza el ceño y cierre los ojos”, relata el Dr. Pueta y agrega que, en los últimos años, ya se está utilizando el método de screening  llamado otoemisiones acústicas que es más preciso.

Primeras vacunas: BCG y Hepatitis B

Finalmente, en cuanto a cuidado y prevención, están las vacunas de acuerdo con el calendario oficial de vacunación. El bebé recién nacido debe recibir dos vacunas: BCG contra la tuberculosis y la vacuna contra la hepatitis B.

Alejandra y Sebastián, padres de Mateo, de un mes de edad, dicen: “En el curso de preparto, en la reunión previa al nacimiento de Mateo, el obstetra nos mostró la sala de partos y nos explicó cuánta gente estaría presente para recibir a Mateo, qué función cumpliría cada uno y en qué consisten los estudios que le realizarían al bebé recién nacido. Eso nos tranquilizó y nos permitió poder dedicarnos totalmente a recibir a nuestro hijo.” Es que todos estos estudios se realizan en un segundo plano, sin perturbar a los protagonistas de ese momento irrepetible de encuentro familiar, quienes luego contarán con la tranquilidad que la prevención puede brindarles.

Fuentes consultadas: Dr. Pueta, Fundación de Endocrinología Infanfil, Ministerio de Salud de la Nación. Actualización julio 2015.